Opiniones
DECLARACIÓN: Por Magnicidio del Presidente Eduardo Frei Montalva.

Declaración Pública Comunidad en Movimiento

Por Magnicidio del Presidente Eduardo Frei Montalva

La muerte de Frei el 22 de enero de 1982, dejó un dolor y un vacío político sin precedentes en la oposición de la época, sobre todo en la Democracia Cristiana; su máximo líder histórico había muerto. Este hecho en sí era un tremendo golpe para las fuerzas democráticas que se estaban reorganizando en torno a su figura. En ese momento de dolor y consternación, las teorías de conspiración, sólo quedaban en eso, la ingenuidad republicana no hacía presumir que una práctica normal de las dictaduras y en particular de la de Pinochet, que era el aniquilamiento de la oposición, pudiera llegar al nivel de asesinar al ex presidente Frei y todo lo que ello conllevaba. Hoy, con una mirada en retrospectiva, lo ocurrido en enero de 1982 guarda relación con las acciones que perpetró la dictadura para acallar a los líderes opositores que pudieran mellar su interés de perpetuarse en el poder: Letelier, Leighton, Prat, Jiménez y Frei Montalva, además de otros miles de chilenos, son parte de la acción que ejerció la dictadura para acallar las voces de la oposición en una flagrante y permanente violación a los Derechos Humanos.

El asesinato del Presidente Frei Montalva, no sólo reescribe la historia. Ahora la dictadura también será recordada por el magnicidio contra el Presidente Frei Montalva. Esta no solo fue una acción hecha por algunos agentes del Estado, sino que el magnicidio significó una operación mayor en la que sin lugar a dudas Pinochet tuvo directa injerencia. Acallar y finalmente borrar desde la oposición a Frei Montalva, significaba para la Dictadura quitar de enfrente al líder de la oposición, al estadista que era respetado y escuchado en el extranjero, al hombre de familia que era querido y recordado por el pueblo. Frei representaba los anhelos de libertad que clamaba la sociedad de la época. El recuerdo de su gobierno todavía se escuchaba en el campo, donde la reforma agraria dio dignidad por fin al campesinado; los jóvenes y profesores aun recordaban y agradecían la reforma educacional sin precedente en la historia de Chile; el pueblo no olvidaba que Frei con la chilenización del cobre había instaurado lo que sería el sueldo de Chile. En los barrios, la promoción popular aun permanencia viva. En fin, Frei había dejado la huella del más grande presidente de la historia de Chile, por tanto su magnicidio pretendía silenciar la huella histórica de lo que había sido su política y su acción.

Pero la dictadura no pudo borrar su mensaje y legado, desde su muerte se levantó la oposición democrática y pacífica, como era el sueño de Frei Montalva y recuperó esa libertad que tanto añoraba el hombre que nació en Lontué.

Como Comunidad en Movimiento condenamos con la mayor de las fuerzas, el Magnicidio del Presidente Eduardo Frei Montalva. Solidarizamos y saludamos fraternalmente a su familia y la lucha que han dado junto a muchos de nosotros por encontrar la verdad y la justicia.

Esperamos que nunca más en Chile se asesine por pensar distinto, que nunca más lamentemos la muerte del contrario por la incapacidad de ponernos de acuerdo y que nunca más en Chile un Presidente sea asesinado.

Creemos como Comunidad en Movimiento que debemos, hoy más que nunca, recoger el legado del Presidente Eduardo Frei Montalva, que nos muestra el camino de la concordia, la justicia y la libertad.

El presidente Frei Montalva será sin lugar a dudas recordado como unos de los mejores presidentes de la historia de nuestra patria, pero a partir de ahora lo recordaremos por que dio la vida por defender la libertad y la dignidad del pueblo de Chile, atropellada por la dictadura más sangrienta que recuerde nuestra historia, que no trepidó en perpetrar el magnicidio en contra del Presidente de la revolución en libertad.

 

Firman esta declaración,

 

Alicel Belmar R., Andrés Jouannet V., Carlos Concha, Claudio Borquez., Claudio Lavados M., Cristobal Fernández A., Daniel Cárdenas, Daniel Romero, Diego Olivares, Eduardo Casanova, Eduardo Muñoz, Felipe Sandoval P., Graciela Donoso E., Guillermo Soto L., Gutenberg Martínez O., Haydee Mayorga., Homero Videla A., Hugo Marivil M., Iván Román M., Jaime Vicencio J., Jeannette Mora V., José de la Cruz M., Juan Francisco de la Jara H., Juan Luis González., Juana Ojeda H., Mario Cortes., Nevenka Astudillo O., Oscar Molina P., Osvaldo Celedón., Patricio Lobos., Pedro Corral E., Pilar Peña D´A., Ramón Rozas., Reinaldo Figueroa A., René Velásquez., Ricardo Serrano P., Sebastián Morales H., Soledad Alvear V., Verónica Peñaloza C., Zarko Luksic S.

VER CARTA AQUÍ 

prev
next