Opiniones
OPINIÓN: Democracia para Venezuela. Documento de Análisis N° 2 CEM.

Por Felipe Sandoval P.

La situación política venezolana ha sido uno de los temas centrales de preocupación pública en Chile durante el verano.

Hace tiempo que las democracias occidentales (Unión Europea, Norteamérica y la mayor parte de los países de América Latina) no tenían un consenso tan amplio en la condena a un régimen por no respetar las normas mínimas de convivencia democrática, y a la vez, en tomar acciones concretas para apoyar a quienes luchan por la libertad en ese país, llegando incluso a darle reconocimiento político al líder de la oposición como representante legítimo de los venezolanos, por ser la única autoridad electa  legítimamente en dicho país.

Para los países de América latina es muy relevante lo que suceda en Venezuela y la influencia que puedan tener en el desarrollo de los hechos que allí sucedan en el futuro.

La democracia en cada país se legitima fundamentalmente en el apoyo que tiene en el pueblo y en la ciudadanía de cada país. Pero también se legitima y apoya en la relación que exista entre los países de la región. Si el régimen de Maduro demuestra que es indemne a las presiones internacionales y que los países de América Latina no tienen capacidad de influir para construir una salida democrática, será una señal para otros, tanto de izquierda como de derecha, que están pensando en soluciones políticas para nuestros países fuera del marco democrático en que creemos, que tienen el camino despejado para ello.

Por otra parte, si se produce el cambio de régimen en Venezuela producto de las acciones solo de  Estados Unidos o la UE sin tomar en cuenta la voluntad de los países del continente, también será una señal de que parte de nuestra autonomía política está en manos de otros. No siempre los intereses de otras democracias han coincidido con los del resto de  los países americanos. La cooperación y coordinación es bienvenida, pero nosotros debemos aspirar a resolver nuestros problemas de la manera más autónoma posible.

El tipo de régimen que venga después de Maduro será consecuencia de la transición que se construya y de quienes la lideren. Si queremos una democracia basada en el consenso del pueblo venezolano, donde se respete el derecho de todos y no se excluya a nadie, la lucha democrática debe ser pacífica y liderada por quienes postulan una salida de ese tipo. Nuestra experiencia nos demuestra que es mejor sustentarse en la movilización ciudadana que en una fractura de las FFAA, lo que puede llevar a una guerra civil. Por otra parte confiar la salida en un golpe de las FFAA también puede llevar a un régimen no democrático. Se debe promover una salida encabezada por civiles, en caso de producirse una de otro tipo, se debe presionar para una entrega del poder a los civiles al más breve plazo.

Por lo anterior es tan importante que nuestro gobierno, en el Grupo de Lima o en cualquier otra agrupación internacional en que participe para apoyar el retorno a la democracia, siempre tenga a la vista que las transiciones definen el tipo de régimen que se forme posteriormente, y que las transiciones son producto del tipo de oposición que se construya contra el régimen.

No hay situaciones políticas idénticas, por ello solo se pueden compartir experiencias y no imponerlas, pero la lucha del pueblo chileno y su transición podrían aportar mucho a los partidos venezolanos. Desde fuera se ve un régimen, el de Maduro, con fuerza y sin convicción de abrir paso a un diálogo real con la oposición, tal como se lo dijo el Papa.

Lo mismo pasó en Chile, Pinochet cedió al último minuto. La presión internacional nunca se detuvo, a pesar de muchos hechos que mostraban que era muy difícil una salida democrática y pacífica. La unidad opositora y un liderazgo prudente y firme ayudaron mucho.

Lo mismo debemos continuar apoyando en Venezuela, un liderazgo firme y prudente, a partidos comprometidos con una salida democrática.

Debemos incentivar al gobierno chileno a continuar apoyando una acción mancomunada de los países de América Latina y a tener un plan de apoyo político y técnico para cuando se produzca el cambio de régimen.

Mucho se juega América Latina en Venezuela.

 

Comunidad en Movimiento, marzo 2019.

DESCARGAR DOCUMENTO 

prev
next