Opiniones
OPINIÓN: El debate de estos días: inconstitucionalidad.

Autora: Soledad Alvear V. | Medio: La Tercera.

Polémica han causado en los últimos tiempos la tramitación de ciertos proyectos de ley originados en mociones parlamentarias que el gobierno ha estimado inconstitucionales por invadir materias de su iniciativa exclusiva. Para poder comprender esta materia cabe explicar que ya en la Constitución de 1925 se estableció que ciertas materias podrían iniciarse exclusivamente mediante proyectos de ley provenientes del Poder Ejecutivo, en su calidad de poder colegislador. Ellas están vinculadas principalmente a iniciativas legales que involucren gastos fiscales. Este núcleo de materias fue también incorporado a la Constitución de 1980 que actualmente nos rige. Son las cámaras del Congreso quienes deben hacer un examen de la admisibilidad, tanto de los proyectos de ley como de las indicaciones que presenten los parlamentarios, a los efectos que ellas se ciñan a lo preceptuado en la Constitución Política. Ello se efectúa con la asesoría de la Secretaría, tanto en las comisiones como en la Sala. A su vez, nuestra Constitución establece la posibilidad de que este asunto sea resuelto por el Tribunal Constitucional a requerimiento del Presidente de la República, de cualquiera de la cámaras o de una cuarta parte de sus integrantes en ejercicio.

Creo firmemente que todos debemos respetar las normas constitucionales que nos rigen, aunque puedan no gustarnos y deseemos modificarlas a través de una nueva Carta Política, como es la posición que sustentamos quienes adherimos al apruebo. No debe haber espacio, entonces, para justificar pasar por alto la Constitución por muy nobles que sean los fines que pretenda perseguir una iniciativa legal. Solo a través del respeto del estado de derecho podremos construir una sociedad que dirima sus diferencias de acuerdo a un marco de convivencia aceptado por todos. El respeto del derecho es el refugio de los  ciudadanos. Fuera del derecho, solo campea la ley del más fuerte.

En este mismo sentido, es de lamentar que el Presidente de la República, en vez de abordar este tema en conjunto con el Congreso Nacional, haya anunciado la idea de constituir un grupo de expertos para asesorar al gobierno, para presentar una iniciativa destinada a abordar el asunto de la admisibilidad de los proyectos de ley. Ello, puesto que este debate contribuyó a opacar el clima de acuerdos entre el gobierno y parte de la oposición por el Plan de Emergencia Económico.

Finalmente, cabe señalar que el proceso constituyente que se avecina, una vez que gane -como esperamos- el apruebo, será la instancia propicia para abordar este tema, como también el sistema de las urgencias, la iniciativa popular de ley y muchos otros asuntos vinculados al proceso de formación de la ley, todo ello en el marco del conjunto de las nuevas normas constitucionales que generemos para contar con una nueva Carta Fundamental en la que todos nos sintamos plenamente identificados.

VER COLUMNA EN LA TERCERA

prev
next