Uncategorized
DON PATRICIO AYLWIN A.

Ayer vivimos una hermosa ceremonia republicana. Acompañado por las más altas autoridades de nuestro país, pudimos ver la inauguración del monumento de don Patricio Aylwin Azoca frente a la Moneda, Presidente de Chile entre 1990 a 1994.

¡Que justo reconocimiento a un gran estadista, que supo conducir a nuestro país, luego de recuperar nuestra democracia!

Como Presidente, vivió momentos duros y difíciles, pero con liderazgo, valentía y convicción supo poner el nombre de nuestro país a la altura de lo que merece.

Tuvimos la alegría de compartir con él, desde antes que asumiera como Presidente de la República. Hombre sencillo, acogedor, responsable, que vivió coherente a sus principios en la vida pública y privada. Dialogante, respetuoso, siempre interesado en escuchar y dispuesto a entregar su sabiduría.

Es impresionante leer entre sus documentos, trabajos escolares hechos a temprana edad, sobre la historia de nuestro país.

Pero, además como abogados podemos apreciar su Memoria al culminar sus estudios en la Facultad de Derecho sobre “Arbitraje “, el mejor libro sobre la materia. Su actualización fue publicada en los últimos años de su vida.

Su trabajo como Presidente de la Republica es conocido. Buscó siempre la Patria Justa y buena, incluyendo a todos los chilenos, respetando los derechos humanos, condenando los crímenes ocurridos en dictadura, insertando a Chile en el mundo y trabajando por el crecimiento con equidad.

Tenemos entre nuestros recuerdos más hermosos, una foto en nuestra casa donde aparece don Patricio caminando por el cerro San Cristóbal, acompañado por varios niños. Son sus nietos y dos de nuestros hijos.

Pudimos apreciarlo como esposo, padre, abuelo y bisabuelo ejemplar y cariñoso. Así lo señalan todos los miembros de su familia.

Supo cultivar y apreciar a sus amigos y a quienes lo acompañamos en tantas tareas que asumió.

Ver desde ayer su monumento, será un estímulo para conocer su pensamiento y legado.

Nosotros, una y otra vez le daremos las GRACIAS a nuestro don Patricio, amigo y gran formador.


Gutenberg Martínez

Soledad Alvear

prev